Volver

Porque decimos SÍ a la vida, decimos Sí a la Educación Integral en Sexualidad

Por Cecilia Garcés

Defensora del Derecho a la Educación

Los seres humanos investigamos por naturaleza, reflexionamos sobre nuestra vida y así aprendemos de la experiencia pasada, de los aciertos y de los errores. La investigación disipa mitos, difunde la verdad y tiene el potencial de orientar nuestro accionar. En educación es una herramienta fundamental para el desarrollo de las disciplinas, así como para la innovación metodológica. ¿Qué dice la investigación sobre el impacto de la Educación Integral en Sexualidad en la vida de adolescentes y jóvenes? Estas son conclusiones de tres estudios que analizan su efecto y sus características más deseables.

La Educación Integral en Sexualidad mejora el aprendizaje y para la vida

La EIS cobra significado cuando es contextualizada a las vivencias diarias para que las y los niños y jóvenes puedan vincular el conocimiento de sus cuerpos a sus experiencias y al mundo que les rodea. Estas oportunidades para reflexionar sobre sus emociones, analizar los desbalances de poder existentes y desarrollar competencias les preparan para la ciudadanía participativa. Cuando se fortalecen las competencias de pensamiento y la creatividad para sobreponerse a los retos que se presentan, también se contribuye a la mejoría de general de los aprendizajes.

Analizar las relaciones de género a través de la EIS afianza la prevención de embarazos, de ITS y de VIH

N. Haberlland exploró si el abordaje de género, característico de las intervenciones de Educación Integral en Sexualidad, se asocia con mejores resultados en la prevención de ITS y embarazos no deseados entre jóvenes. Encontró que programas que incluyen en su currículo temas para analizar las relaciones de género tenían 5 veces más probabilidades de ser efectivos en comparación con los que no lo hicieron, además se asociaron con una tasa significativamente menor de ITS o embarazaos no planeados. El abordaje de género permite la identificación de patrones de conducta riesgosos y de allí se puede aspirar a su transformación.

La metodología participativa de la Educación Integral en Sexualidad aporta a la prevención de violencia 

 

Para la prevención de diversas formas de violencia, los programas más efectivos coinciden en ser participativos, implican a diversos actores, fomentan el diálogo crítico acerca de la aceptabilidad o no de la violencia y promueven la comunicación para la toma de decisiones colectiva. Estos utilizan diversos abordajes que incluyen capacitación grupal, comunicación social, movilización comunitaria y el desarrollo de activos.

Encuentra tres artículos sobre la EIS en estos vínculos:

Volver